El horno brilla de limpio

Si no cuenta con un horno pirolítico, que desintegra los restos de comida a través de altas temperaturas, deberá limpiarlo manualmente. Conozca cómo hacerlo fácil.

Los productos más fáciles de aplicar son los limpiadores líquidos en spray. Las espumas o los productos en crema también son prácticos, porque se adhieren a las paredes del horno y no se chorrean.

Es recomendable limpiar el horno cuando todavía no ha acabado de enfriarse. Usar un estropajo suave y detergente lavavajillas común es suficiente para mantenerlo en buen estado.

Si se ha derramado algún líquido en el interior del horno espolvoree sal cuando todavía este caliente y, luego, deje enfriar. Cuando esto ocurra retire y limpie el líquido con una esponja húmeda.  

Otra opción para eliminar los malos olores es colocar unos trocitos de piel de limón o naranja en el interior del horno y encenderlo a temperatura media. Lo deja unos 15 minutos, para que la superficie lo absorba.

Para eliminar los olores que quedan en el horno después de preparar cualquier comida, mezcle vinagre con sal y páselo con un paño por el horno tibio. Cuando se seque retire con otro paño húmedo.

Las partes desmontables del horno, como las bandejas se pueden limpiar con detergente y agua tibia. Para limpiar dentro del horno necesita un producto que contenga ingredientes específicos para despegar los residuos de grasa, aceite o alimentos y que además afloje las manchas.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

LO MEJOR PARA TI

Ayúdenos a mejorar

Sugerencias y Reclamos

Cargando...

Califíquenos Sugerencias y reclamos