| Trabaje con nosotros Locales Contáctenos Suscríbase

¡Gracias por suscribirse!

Suscribir
Los gajes del fútbol
Compartir

Los gajes del fútbol

Miércoles, mayo 6, 2015

Al ser el fútbol un deporte de contacto, las extremidades inferiores pueden sufrir lesiones, especialmente, esguinces o torceduras de tobillos y de rodillas así como molestias musculares, contracturas o roturas fibrilares.

Una buena preparación y acondicionamiento precompetitivo ayudan a reducir los riesgos de sufrir lesiones. Las torceduras ocurren por efecto del contacto con el rival, la irregularidad del terreno o simplemente por realizar un giro. El tratamiento médico es indispensable.

pie

  • FRÍO PARA LA ARTICULACIÓN

En el caso de los tobillos el tema puede ser muy variable pues un esguince leve se puede tratar en casa con hielo y reposo. En cambio, si la lesión es más grave, lo recomendable es acudir a un traumatólogo para evaluar el nivel de daño en la zona afectada.
Una molestia en la zona de la articulación de la rodilla, debe ser evaluada por un especialista por la complejidad de esta área. En la mayoría de los casos de lesiones y siempre que no haya fractura con exposición de hueso, como medida inicial podemos recurrir a la crioterapia y en ninguna circunstancia masajear o palpar fuertemente la zona afectada. El hielo, aplicado inmediatamente, es nuestro mejor aliado.

rodilla

  • LESIONES ARTICULARES

En la articulación de la rodilla confluyen ligamentos cruzados, meniscos, músculos poderosos como el cuádriceps o el bíceps femoral. Por esta razón es muy vulnerable a traumatismos, muchos de ellos derivados de la actividad física. Debido a su importancia y complejidad, se recomienda asistir a una consulta especializada en caso de una inflamación, golpe o un dolor con sensación de calor o quemadura (dolor urente).

pierna

  • CALOR PARA LOS MÚSCULOS

En el ámbito muscular, las zonas de pantorrillas y muslos resultan muy aquejadas. Es común la fatiga muscular por falta de práctica o actividad ocasional de deportistas de fin de semana, que sienten mucho dolor luego de ejercitarse. Es común que por falta de actividad, los músculos estén duros y no respondan a los esfuerzos de estiramiento. Por eso se generan las contracturas musculares que se tratan con reposo y compresas calientes, acompañadas de masajes.

Los temidos desgarres o roturas fibrilares exigen reposo, seguimiento con aplicaciones de rayos infrarrojos, medicación y en casos complejos operaciones regenerativas de tejido muscular.

Recuerde que tenemos todos estos beneficios y promociones para usted

Novedades de la semana | Ver todas

Usos del Alcohol

Como las bacterias se acumulan en donde menos se lo espera, lo puede aplicar en .. Ver más

Cuatro antídotos contra la diabetes

Cuidar el peso, comer sano, hacer ejercicio diario y no fumar ayudan a combatir.. Ver más

Mitos y verdades sobre la piel

Cuidar el órgano más extenso del cuerpo es un compromiso vitalicio. Descubra q.. Ver más